martes, 16 de diciembre de 2014

La indianización del Estado es lo más relevante del proceso de cambio en Bolivia

El Vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, en una entrevista que concedió a CNN México, ayer, por la noche, realizó un balance del proceso de cambio por el que atraviesa Bolivia donde remarcó que lo más relevante es la indianización del Estado desde la Nueva Constitución Política.

Explicó que la estructura de poder estatal tiene un 49 % de burocracia indígena donde gobernadores, ministros y servidores públicos son indígenas. “Después de la aprobación de la Constitución quedan establecidos los pilares básicos de lo social, político y económico donde lo más relevante es la indianización del Estado, somos un país con mayoría indígena”.

Referente a las Elecciones Subnacionales que se avecinan, García Linera aclaró que se manejan de acuerdo a usos y costumbres, ya que en Bolivia existe fuerte presencia de confederaciones indígenas y campesinas para definir políticas a nivel local y nacional.

Entre otros aspectos, sostuvo que la economía boliviana es una de las mejores en crecimiento en América Latina, después de Panamá, con un promedio de 5.5, esto debido a la nacionalización de recursos que permite la redistribución de riqueza, ayudando a la economía nacional y a la eliminación de la pobreza.

“El crecimiento tiene que ver con el mercado interno, con la diversificación de la economía y la distribución de riqueza, hay riqueza que es distribuida y la economía mejora, la gente va al mercado compra, ahorra para su casita, mejora sus condiciones de vida, compra más ropa para el niño y eso dinamiza nuestro mercado interno”, manifestó.

García Linera aclaró la importancia de no caer en una crisis estatal, que cada Estado debe tener principios básicos que garanticen la estabilidad de existencia, la vida de los ciudadanos, los derechos políticos, sociales y económicos.

“Un Estado tiene dos o tres principios básicos que garantizan su estabilidad existencial: garantizar la vida de ciudadanos, protegerlos; marcar horizonte creíble de lo que se debe y no hacer, de lo que es el futuro del país. El Estado debe garantizar derechos políticos, sociales, económicos, cuando no es capaz de esto es un Estado que se muestra débil, es un Estado que al interior de sus ciudadanos crea incertidumbre”, apuntó.

En este sentido, reveló que cuando el Estado pierde credibilidad y su gobernante no es tomado en serio se convierte en un peligro para su existencia, tornándose irreversible con una salida hacia otro horizonte que puede ser un nuevo sistema de partidos e instituciones, razón por la cual el Estado tiene la obligación de decir la verdad y mantener su moral intacta.

“Decir la verdad cueste lo que cueste y sacrificar a quien tenga que sacrificar, sacrificar los niveles de mando y decisión que corresponde, menos la cabeza principal que hay que preservarla en función de, si quieres tú, mantener la funcionalidad cueste lo que cueste porque si hoy se deja sembrar una mentira importante, mañana esa mentira quedará como un sello” aseveró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada