lunes, 6 de julio de 2015

Claudia Fernández y Álvaro García Linera

Se conocieron. Hace seis años cuando iba a Palacio a hacer notas periodísticas. Álvaro siempre fue muy atento y preguntaba si todo esta bien. A las 6:00, cuando hacia las unidades móviles para el canal, salía a preguntarnos si habíamos desayunado, fueron detalles que me llamaban la atención. Con el tiempo empezamos a salir, a llamarnos, vernos más seguido y comencé a conocer a un gran ser humano y a enamorarme.
La pedida de mano. ¡Que lindo recuerdo! Fue una sorpresa, si bien no había duda de que teníamos que estar juntos, no imaginaba que iba aparecerse con un anillo y en mi cumpleaños. Estaba muy nerviosa y la sorpresa también se la llevaron mis padres cuando Álvaro hablo con ellos.
Y el bebé...Durante estos tres años de matrimonio disfrutamos de nuestra relación, de los viajes y salidas. Aprendimos a vivir juntos, a conocernos. Ahora estamos listos para ser papás, aunque el tiempo lo dirá. Me encantaría tener un niña, mejor dos. Al final Dios dirá.
Momento vergonzoso. Recuerdo un viaje, aunque prefiero no mencionar el país, resulta que estábamos en una cena muy protocolar. Todos de gala y antes de empezar nos explican qué era la comida, cuáles eran sus ingredientes y cómo se preparó. Ciertamente se trataba de alimentos que nunca habíamos probado y nunca habíamos imaginado que se podían comer, pero no podíamos despreciar la atención, comimos muy poco y tuvimos qué justificar que estábamos afectados por el viaje y que no podíamos cenar. ¡Fue muy incómodo!
Momento de tensión. Como todas las parejas tenemos diferencias, tensiones, discutimos, pero por problemas de forma, no de fondo. Somos muy respetuosos de nuestras actividades, de nuestro espacio. Pero un tema que siempre está en debate es su salud, siempre le pido que no abusé de las actividades, muchas veces por el trabajo no come o lo hace a deshora. Hay días que duerme muy poco, cerca de tres horas.
En momentos de campaña política. Desde qué conozco a Álvaro su trabajo comienza a las cinco de la mañana, así que en campaña la única diferencia es que hay más viajes y almuerzos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada