martes, 10 de marzo de 2015

Paz Zamora dice a García Linera que le salvó la vida

En la tranca de Senkata, un 10 de abril de 1992, detienen un vehículo en el que se encontraba Álvaro García Linera (aunque él dice que fue el 9), entonces miembro del Ejército Guerrillero Túpac Katari (EGTK) junto a otros componentes de este grupo subversivo calificado de terrorista.
La Policía Boliviana los buscaba por una serie de atentados a torres de electricidad, acueductos y otras acciones. Fue Guillermo Capobianco, ministro del Interior de la época, quien los presentó ante los medios de comunicación. El Presidente Constitucional de la República era Jaime Paz Zamora a poco más de un año de concluir su mandato.

Casi 23 años después, en medio de un controvertido proceso electoral en el departamento de Tarija, en una reunión social sabatina, Álvaro García Linera, ahora vicepresidente del Estado Plurinacional, y Jaime Paz Zamora, expresidente, se encontraron casualmente en el domicilio de un connotado senador masista.
La ocasión fue propicia para que públicamente el líder del desaparecido Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) le comentará de manera firme a García Linera "algo” que él no sabía y que nunca se lo había dicho: "que le salvó la vida cuando fue detenido en su gobierno, pues querían aplicarle la ley de fuga”.

El ex primer mandatario, mirando a García Linera, en medio de un abrazo "cordial”, le "contó” que cuando fue detenido por sus actos como parte del EGTK, quisieron aplicarle la ley de la fuga para matarlo.
Cerca de la una de la mañana de un día que no precisó, lo despertó su entonces jefe de Inteligencia Carlos Valverde (ahora periodista contrario al Gobierno) y un señor Paz Padilla, para comunicarle lo que estaba por suceder: que a Álvaro García Linera y sus compañeros, entre ellos Felipe Quispe el Mallku, los iban a matar.
Paz Zamora aclaró que no era una acción promovida por su gobierno, sino por personajes rezagados de las dictaduras que aún estaban vigentes en las estructuras gubernamentales.

"En este momento no estuvieras aquí”, dijo Paz Zamora a García Linera; se entendió "no fueras Vicepresidente”, dándole una palmada paternal en el pecho frente a un público sorprendido que esperaba su reacción por la forma en que se habían presentado los hechos.
Incluso Jaime Paz Zamora, casi a tono de reclamo, le dijo que no entendía sus acciones en contra de un Gobierno de izquierda como el suyo.
"Ustedes andaban tumbando torres de electricidad por todo lado, no sólo tú, tu grupo”, acotó la exautoridad, mientras García Linera lo semi-abrazaba con la mirada hacia el piso dejando escapar una tos seca, en apariencia, más de nervios que natural. Jaime Paz también manifestó que "se enviaron mensajes a los Túpac Amaru de Perú” intentando que las acciones del EGTK de García Linera cesen sin el uso de la fuerza.

García Linera dice que no sabía

El silencio reinaba porque ciertamente había incomodidad en el improvisado "auditorio”, hasta que el Vicepresidente, sin perder la compostura y sin "agradecer” que "le hayan salvado la vida”, dijo que no conocía lo que Jaime Paz relataba y que en su vida realizó ciertos actos de los que no se arrepiente nunca.
Añadió que no es una persona resentida y no guarda resentimientos porque quien lo hace no avanza, se queda. Se autocalificó como una persona proactiva, que mira hacia adelante.

En dos o tres oportunidades, ya en tono de broma, Jaime Paz le reclamó el haberle "quitado” la sigla al MIR histórico y de ahora entregarle los colores de su bandera a Luis Alfaro, candidato actual a la Gobernación por la Agrupación Tarija para To

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada